Archivo de la etiqueta: Queru

Mis cucharas top de 2009

Este primer año de vida de mi humilde proyecto de bitácora gastronómica ha traído muchas noticias sobre diversidad de viandas, vinos, licores, planes de fin de semana y otras curiosidades que afectan a los sentidos primarios del hombre, pero si hay algo que ha sido un verdadero placer contar, sin duda alguna tengo que elegir mis visitas a algunos de los restaurantes más novedosos y activos del cada vez mejor panorama nacional.

Llegados a este punto creo que es interesante hacer una lista, al modo Top Five que hacen en la película Alta Fidelidad, con aquellos que más huella han dejado por su oferta y posicionamiento. No son todos los que están pero si están todos los que son:

  • El Convento de Boadilla: por su calma, su  cocina y la tradición que esconden sus muros a un paso de Madrid.
  • Restaurante Raíz: por su modernidad cuidada y sus impresionantes preparaciones sobre aves.
  • Restaurante Madrigal: por la apuesta que Antonio ha hecho para ofrecer siempre algo nuevo a sus clientes.
  • Restaurante Queru: por cuidar la cocina sincera sin renunciar a los orígenes.
  • Restaurante Piu di Prima: por ofrecer siempre lo mejor en un ambiente cuidado y selecto.
  • Restaurante Tse Yang: por no descuidar el lujo oriental bien entendido y saber reinventarse.

En 2010 más y mejor. Que ustedes lo disfruten y entren en el nuevo año como se merece, al calor de un buen vino, con un ágape como Dios manda y en la mejor compañía posible.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Restaurantes

Confirmando a Queru

Queru0002

Tras esa primera visita fugaz y con prisas al prometedor Queru que ya os conté (antes de que saliera en Metrópoli y fuera un secreto a voces), tenía pendiente una parada pausada para disfrutar de esas elaboradas viandas que Valentín y Diego preparan en este gran descubrimiento de Pozuelo, Madrid. Siendo así, la otra noche disfrute de una agradable velada donde pude charlar con el artífice y deleitarme con sus platos  y su carta especializada por fín.

Las composiciones, de clara influencia gallega, tienen aportaciones de Gloria, la mujer de Valentín, platos configurados por él mismo como los cremosos callos con garbanzos de Pedro Sillano, y creaciones de Diego que recuerdan a su etapa en La Penela, como la fideua modernizada. Todo ello compone un conjunto que se aparta del clasicismo imperante en esta zona residencial del noroeste de la capital, una sensación que se ve reforzada por la elegante decoración que la mano de Cuca Cermeño ha conseguido crear.

Y un punto valiosísimo y que vuelve a confirmarse en esta segunda visita, el espacio no está aprovechado al milímietro con la mente puesta exclusivamente en “hacer caja”. En Queru se disfruta del lujo de la intimidad gracias al fantástico espaciamiento que existe entre las mesas, y esto es algo muy difícil de encontrar hoy en día. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Cocina Gallega

Queru, gallego de diseño

queru0003

 

Valentín Hernández ha abandonado su carrera en el área de recursos humanos de una empresa internacional para lanzarse a un proyecto personal que le llevaba llamando ya demasiado tiempo. Junto a su mujer ha decidido montar un restaurante de raíces gallegas, su tierra de nacimiento, que se presenta con armas de peso para afrontar esta crisis global tan en boca de todos. Deberá para ello superar el obstáculo de su posicionamiento en un local de Pozuelo, Madrid, que parece algo gafado y que no está tan a la vista como seguro le gustaría, pero en sus manos está demostrarlo pues la zona goza de otros establecimientos que funcionan a la perfección.

 

Queru procede de la palabra Querubín, un tipo de ángel, el segundo de los nueve coros, cuyo significado es “plenitud de conocimiento”, y con cuatro meses de rodaje, en mi visita el martes pasado pude comprobar que por lo menos están en el camino adecuado para conseguir tan alta meta. El encontrarse metido en un callejón peatonal tiene la ventaja de que la tranquilidad reina en la entrada y alrededores de este local, con buenas vistas de árboles, naturaleza y mucha luz entrando por los ventanales una vez hemos cruzado la preciosa puerta morisca de madera antigua que flanquea la entrada. La decoración nos acoge entonces con un diseño elegante marcado por los tonos negros y plateados que le dan un carácter exclusivo, con una sala amplia y el número de mesas adecuado para no abarrotar el espacio, algo muy de agradecer cuando se trata de disfrutar de la velada.

 

El servicio de sala en esa ocasión, un lunes a la hora de comer, estaba atendido con esmero por el propio Valentín y una señorita rumana, algo que se mostró suficiente para la clientela que tenían, aunque imagino que será necesario reforzarlo con vistas a un crecimiento esperado y deseado. Una vez nos lanzamos a la carta vemos que tiene una orientación clara a la calidad del producto, que es traído directamente de origen y lo único que pretende es fomentar el sabor por encima de cualquier otra cualidad. Y esto es una máxima cuando la oferta incluye una cecina de las que dejan huella, unos callos con garbanzos memorables o unas alubias rojas con chorizo que desbordan sabor y se deshacen en la boca. La mítica tortilla de Betanzos viene en su punto justo, dejando que el huevo “inunde” el plato nada más abrirla, un buen indicativo de la calidad que nos puede deparar el resto de las viandas.

 

Todo ello vino a la mesa con una presentación cuidada en la que no faltaba un emplatado con arte obra de Diego Iglesias, el jefe de cocina, y fue regado con un Godello que maridó a la perfección. Sin embargo, dado que la visita fue, por suerte, una carambola con ciertas prisas, no pudimos probar más platos ni llegamos al postre, algo que solucionaré en mi deseada próxima visita de la semana que viene, pero desde luego Queru es ya una opción mucho más que recomendable para todos aquellos que estéis pensando dejaros ver por estos lares este fin de semana. ¡Que lo disfruten!

 

Queru

Vía de las Dos Castillas, 9B (callejón peatonal)

Telf: 91.351.8845

Precio medio: 40€

1 comentario

Archivado bajo Cocina Gallega