Archivo de la etiqueta: Bodegas Vinícola Real

Cueva del Monge blanco 2007, frescor para el verano

cuevadelmonge_blanco

Bodegas Vinícola Real ha lanzado al mercado la añada 2007 de su vino blanco Cueva del Monge, un vino más fresco y de aroma más potente que la anterior añada. Con 11.000 botellas elaboradas Cueva del Monge blanco 2007 se elabora con cuatro variedades de uva, Viura (70%), Malvasia (20%), Garnacha blanca (5%), y Moscatel (5%), todas ellas procedentes de los viñedos propios de Vinícola Real.

Permanece en barricas nuevas de roble francés y americano durante 4 meses y es un vino blanco de color pajizo brillante, de aroma potente y fruta sobremadura, con notas de piña, mango maduro y litchies, fruta confitada, compota de manzana y especias dulces. En boca, es sabroso, potente y carnoso. Es un vino elegante y complejo, ideal para maridar con arroces, pastas, carnes blancas o al grill y pescados, sobre todo ahora en verano, por su frescura y aroma complejo y afrutado que incitan a seguir bebiéndolo.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vinos

200 Monges

200-monges-resserva-z

Tras mi paso el puente de San José por el hotel La Casa del Cofrade de Bodegas Vinícola Real, he decidido que hoy me voy a centrar en su vino estrella, un gran rioja que es el emblema de la bodega de cuantos producen, porque si tengo que hablar del hotel en sí mismo no va ser todo bueno lo que tengo que decir, que casi se limitaría a su cercanía a Logroño y a su fantástica calle del laurel para tomar pinchos.

Este establecimiento ha recibido distintos premios como el Best Of al Turismo Vitivinícola 2007 y fue una apuesta elogiable cuando se fundó como el primer hotel bodega de La Rioja, pero hoy está desfasado en lo que a encanto se refiere, y hablo con ojos de hotelero ejerciente que soy. Su situación no merece la pena, las vistas que tiene son de edificios en construcción, y el interior se queda frío y desangelado. En cuanto a su oferta gastronómica se nota demasiado que el restaurante es un mero añadido y ni el comedor ni los medios están a la altura que se merece el homenaje culinario que sus caldos reclaman, convirtiéndose así en un lastre más que otra cosa.

Y como ya he hablado más de lo que quería, vayamos con su tinto titular. Con una crianza bien definida y marcada personalidad, 200 Monges rinde homenaje a la historia del pueblo donde nació esta bodega, Albelda de Iregua, y a su monasterio de San Martín del siglo X donde se encontró el Códice Albeldense, hoy en ruinas pero desde el cual se escribió antaño esta auténtica joya bibliográfica altomedieval en la que se cita la existencia de al menos 200 monjes en esta localidad, de ahí su nombre está claro ¿no? Este vino es fruto de la selección de tres variedades de uva, tempranillo 85%, graciano 10% y mazuelo 5%, vendimiadas manualmente en cajas de 15 Kg. de un viñedo de 10 hectáreas cuya edad media sobrepasa los 25 años. El proceso de fermentación se realiza en 10 días a una temperatura entre 26º y 28º C., permaneciendo en presencia de los hollejos 20 días más y clarificado con clara de huevo. Tras ello es criado durante 24 meses en barrica nueva de roble francés y americano y el resultado es una bebida armoniosa, llena de matices y con un paso por boca muy suave que se completa con una retronasal persistente. Su color es rojo picota muy marcado y sus aromas se muestran con fuerza desde el principio. Una gran elección.

Deja un comentario

Archivado bajo Casas rurales, Vinos