Archivo mensual: febrero 2015

La Emualda, una taberna neocastiza

Emualda

Israel Arroyo es un tabernero con espíritu, y eso se nota nada más entrar en su nuevo y personal proyecto, esta taberna en una de las calles más mesoneras del Retiro en el que ha querido mantener la calidad y calidez de las tabernas castizas donde se comen placeres y se recibe a los clientes con una sonrisa. La suya además es de las sinceras, y eso hace sentirse cómodo desde el primer momento a sus comensales, pero es que además su paso por locales gastronómicos del nivel de Aspen consiguen que lo que sigue después en la mesa redondee la apuesta.

El ambiente es canalla y acogedor, con una modernidad contenida y gran presencia de madera para aportar calidez. Israel pretende acercar al público madrileño más joven los sabores olvidados de Madrid, el antiguo recetario de sus tascas y la rica despensa del productor local, ese héroe valiente. Recuperando el sabor del establecimiento popular, -de trasiegos, reuniones, celebraciones y avituallamiento- y apostando por el producto de proximidad, -aquel que viene de la región y de la mano de ganaderos, agricultores y proveedores de la zona- se confecciona el recetario de la Emualda.

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina castiza

Villoldo, el rincón más palentino de Madrid

Villoldo(4)Está claro que llevar 35 años de experiencia con uno de los Hoteles/Restaurantes más afamados de Castilla y León supuso un punto de partida privilegiado para Pilar y Teresa Pedrosa cuando decidieron que su proyecto tenía que tener presencia en la capital española, y así todo lo aprendido en La Estrella del Bajo Carrión, la casa madre situada en el palentino pueblo de Villoldo del que han tomado el nombre para su restaurante madrileño, ha sido la base de un éxito cuya fama corre como la pólvora entre los aficionados gastronómicos más entendidos.

Calidez y cercanía al público son su leitmotiv, y el mejor producto elaborado con las recetas de siempre el eje de su cocina. Pilar, y su hijo Alfonso Fierro, fueron los encargados de abrir los fogones al inicio, y ahí nació una parte muy importante de la personalidad de este establecimiento, que a la vez es la suya propia, porque cada plato habla por sí solo, cada receta tiene una bonita historia detrás, y el origen de los productos es casi una fábula. Ellos mismos seleccionan todos los ingredientes, van de pueblo en pueblo a buscarlos para acercar a su clientela lo mejor que la tierra nos ofrece.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina sincera, Hoteles, Restaurantes