Archivo mensual: enero 2014

La Maruca, aires del norte invaden Madrid

La Maruca_Orlando Gutierrez

Con un planteamiento de gastronomía cántabra actualizada Paco Quirós abré su segundo local en la capital con un espacio apto tanto para picar desenfadadamente a base de raciones y copas a cualquier hora como para comer con enjundia en su comedor inferior. El penetrante olor del cantábrico se está haciendo un nuevo hueco en el panorama hostelero madrileño. Tras la inauguración de Cañadio hace apenas un par de años y con el éxito de la afluencia masiva de clientes llamando a sus puertas (ya están dando 1 mes de espera para conseguir mesa), un nuevo espacio de aires frescos como esa clandestina playa cántabra con alma e historia propias de la que toma su nombre, La Maruca de Velázquez, es ya una referencia en el Barrio de Salamanca.

Paco Quirós y Carlos Crespo, empresarios hosteleros de Santander, son los padrinos de este nuevo proyecto en el que han querido renovarse, rejuvenecerse e imprimir un aire desenfadado y moderno a un local que a la vez mantiene toda la elegancia y calidad que les caracteriza desde sus inicios. Así, La Maruca recibe a su “parroquia” desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada para ofrecer un sinfín de posibilidades: desayunos, almuerzos, raciones, afterwork, cenas, copas…

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina mediterrránea, Restaurantes

Treze y la visión de Saúl Sanz

TrezeRestaurante_1

El pequeño comedor donde opera el matrimonio Sanz es ya una dirección predilecta para los gastrónomos de Madrid que buscan un contacto directo con una cocina de temporada muy pegada al producto. Ahora nos ofrecen creaciones basadas en la caza. Hace tres años, el chef Saúl Sanz, y su mujer, la repostera Elena Ursu, inauguraron en Madrid un restaurante muy personal, Treze, en el que predomina una cocina de mercado tradicional renovada. Derrochan en su cocina no solo arte, sino también calidad; con una carta sometida a constantes variaciones  según cada estación del año y las materias primas propias de cada una de ellas, y en pleno invierno llega su apuesta por la caza maridada con las mejores setas de otoño.

El pequeño local decorado por Tomás Alia, de estilo moderno y  líneas sobrias en tonos crema y negro, es un escenario muy apropiado para dejarse llevar por una cocina tan personalista como la de este cocinero. La luminosidad de sus grandes ventanales, las paredes acolchadas y techos en forma de bóveda de cañón imitando pan de oro, junto con las vigas originales del edificio proporcionan al espacio una atmósfera barroca con encanto.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina mediterrránea, Restaurantes