Turismo alternativo por los Valles Pasiegos

Vegadepas4

La Ruta de los Valles Pasiegos (Pas, Miera y Pisueña) es la visita más recomendada a los viajeros que quieran conocer la cultura de uno de los pueblos más tradicionales y peculiares de Cantabria, “los pasiegos”. Verdes paisajes salteados de cabañas de piedra y bellos pueblos cargados de arquitectura permiten practicar un turismo pegado a las tradiciones.

Situados estratégicamente en el corazón de Cantabria, a un paso de Santander y de las playas de la costa cántabra, los Valles Pasiegos son un destino turístico de calidad y tranquilidad en la naturaleza. Esto es por su paisaje, singular y sorprendente, resultado de la interacción del hombre con la naturaleza durante más de cinco siglos. Y sus pueblos tranquilos, como las tres villas pasiegas, con un estilo de vida pausado y tradicional, testimonio de la historia y cultura pasiegas.

Las huellas de su pasado todavía están presentes en sus calles, con sus casonas y palacios, símbolos de un esplendor lejano preservado por sus gentes como legado para el futuro. Es una realidad el disfrute del entorno rural, con rutas, caminos y senderos verdes; paseos culturales, posadas y alojamientos, cabañas pasiegascuevas prehistóricas, deportes tradicionales, actividades en naturaleza…. Y una exquisita oferta gastronómica. Otro de los aspectos que dota a la Comarca Pasiega de su gran singularidad es la amabilidad de sus gentes, auténticas y hospitalarias, que reciben al turista con sencillez y amabilidad.

Vegadepas2

El Valle del Miera impacta por su paisaje, moldeado por el paso del tiempo y creando un mosaico de formas irregulares que invitan a realizar innumerables paseos como el circuito existente desde la Concha, el Hayedo de Zamina y los Picones de Sopeña. El Valle del Pas destaca por su paisaje exuberante y por su variado patrimonio cultural y etnográfico, pero también por ser una de las zonas de Cantabria donde comenzó el turismo termal. El paisaje inconfundible de las cabeceras de los municipios de Saro, Villacarriedo y Selaya, hacen del Valle del Pisueña un destino que atrae tanto por su oferta conjunta, como por la calidez de sus gentes.

En este acogedor lugar se encuentra un alojamiento que se aleja de la ruta tradicional turística, pues La Pedraja es una auténtica casa de pueblo que data de principios del Siglo XX y abre sus puertas a los viajeros más tradicionales. Decorada con esmero y cariño, ha logrado mantener todo el sabor rural al estilo más tradicional. Las piezas de anticuario, la piedra de sillería y las cuantiosas vigas de madera original, caracterizan el lugar ambientándolo de modo único. Sin embargo, en La Pedraja no se echan de menos las comodidades propias de estos tiempos y un sinfín de detalles hacen de ella un lugar único para conocer una de las zonas de Cantabria más espectaculares.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Casas rurales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s