Oroya, probando el Sushi wine en la Izakaya de Sikku

Oroya era el canasto de mimbre con el que los japoneses transportaban los alimentos de una orilla a otra en los cauces de sus ríos más caudalosos, y este término es el que el grupo Freixenet ha usado para denominar a su creación vinícola destinada a maridar de la forma más adecuada y genérica posible con la comida japonesa.

Las variedades que han usado para su elaboración son las uvas Torrontés y Pinot Noire, pretende ser un puente entre las culturas culinarias occidentales y orientales, y por todo ello se le denomina “Sushi Wine”, con la idea de ofrecer además al gran público una bebida alternativa a los más potentes sakes o tés orientales.

El Blanco Oroya es de una fina dulzura y de una mínima acidez, espléndido para acompañar al sushi. Hablamos de un vino afrutado y muy intenso con marcadas notas florales y regusto de frutas como peras, melocotones e incluso aromas de miel. Yo lo caté por primera vez el otro día en Sikku Izakaya, así que los descubrimientos fueron por partida doble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s