La Alacena de Victor Montes, memorables croquetas

En el bullicioso Mercado de San Antón, la Alacena de Victor Montes quiere terminar de convencer al público madrileño de que aparte de croquetas, sus pintxos y su cocina merecen más de una visita. Está en boga maridar la alta gastronomía con los mercados de toda la vida, lo que ha propiciado que los lugares más in  de la ciudad sean ahora las lonjas donde antaño se hacía la compra diaria en el barrio. Así ocurrió con el Mercado de San Miguel, donde Tamara Cuesta y Rafael Renedo, continuadores de la saga hostelera que regenta el emblemático restaurante bilbaíno Víctor Montes, comenzaron su andadura en la capital con un carrito de croquetas.

Pronto su puesto se hizo famoso en este siempre atestado centro de ocio castizo, llegando a vender en el día de San Isidro de este año más de 8.500 croquetas, así que en el nuevo Mercado de San Antón los hosteleros vascos han decidido profundizar la apuesta con un proyecto más ambicioso, y su Alacena de Víctor Montes es una especie degastrobar situado en la primera planta de la remodelada galería, entre puestos de carnes, pescados y verduras.

La esencia gastronómica de la enseña que representan está presente en su acogedor local, y la cocina vasca a base de pintxos son los cimientos de su propuesta. Una cuidada selección de vinos con más de 200 referencias siempre acertadas es otra de las señas de identidad de La Alacena de Víctor Montes, tanto como sus 50 referencias de ginebras, algunas difíciles de conseguir en Madrid, como la vasca K-25, así que su esquina se ha convertido en poco tiempo en la de más afluencia de público y de las más recomendables del mercado.

Su barra con más de 50 pintxos siempre tiene mucha demanda, y entre los que más alternan en los mostradores destacan el de tortilla de bacalao o el de txangurro junto con otros más creativos como el de carrillera con piña y mostaza, el de jamón de pato sobre rúcula aliñada y el de anchoas con guacamole y tomate. Sus afamadas croquetas caseras, que se ofrecen también para llevar, siguen gozando aquí de un destacado protagonismo con el carrito dominando la entrada, y entre los 12 tipos las hay de chipirones, Cabrales, Idiazabal, o las más típicas de jamón ibérico…

La carta de la Alacena de Victor Montes acoge también platos para comidas más pausadas, con base en productos de temporada y platos sencillos elaborados por Pablo Fernández Zambrano, heredero de la cocina de Óscar Calleja,  en los que predomina la materia prima. Así lo demuestran sus espárragos de Navarra o un poco habitual txangurroen concha de erizo y ortiguillas. Todo ello en esta neo-taberna de ladrillo visto, con taburetes altos, mesas largas para comidas “comunales”, productos gastronómicos a la venta y un diseño vanguardista.

Dirección: Augusto Figueroa, 24. Mercado de San Antón. (1ª planta. Puesto Nº4)
Teléfono: 913.300.271
Precio medio: 30 €
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina sincera, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s