Restaurante El Serbal, rincón para entendidos

En pleno centro marítimo de Santander se encuentra uno de sus mejores restaurantes en cuanto a cocina elaborada se refiere. En apenas 10 años El Serbal ha conseguido una estrella Michelin. Cuando uno llega a la ubicación de El Serbal se queda algo sorprendido por la localización de este restaurante de elaborada cocina, completa bodega, atento y profesional servicio, cuidada decoración, increíble amplitud de mesas y asombroso planteamiento. En pleno barrio de Puertochico, con el mar y la bahía a sus pies aunque unos cientos de metros más abajo, uno lo imagina perfectamente en primera línea del paseo Pereda, pero esta mimetización con los edificios de clase media que lo rodean le sienta muy bien.

El Serbal abrió sus puertas en 1999 en un pequeño local que era una taberna, y comenzó su andadura con 8 mesas que pronto fueron algunos de los asientos más codiciados de esta elegante y tranquila ciudad cántabra. La calidad de sus productos de materias primas locales, la novedosa creación en los platosde Fernando Saiz de la Maza y un servicio joven pero preparado le reportaron en seguida suficiente fama para ampliar con un local adyacente y aumentar el número de mesas a 11. La llegada de la estrella Michelin en 2003 les ha permitido pasar de los 150m a los actuales 580m cuadrados para que en sus 17 mesas sentarse a comer sea todo un ritual.

El buen hacer culinario de El Serbal se combina con una elogiada capacidad de mantener los precios a raya a pesar de sus aspiraciones, e incluso se puede afirmar que en el norte de la península no hay otro restaurante de su talla con mejor relación calidad-precio, entrando en lucha directa con El Cenador de Amós de Jesús Sanchez. Su propuesta se combina además con una de las bodegas más completas que se puede encontrar en Santander, con más de 300 referencias de caldos de once países distintos, y en ello tiene mucho que ver la intervención de Rafael Prietomaitre y enólogo que colabora con las bodegas para crear su propio vino.

La fachada exterior de El Serbal está construida a base de maderas nobles y ladrillo, mientras que la decoración interior del establecimiento es de una combinación de estilos entre los que encontramos algo nórdico mezclado con un toque neorústico que no termina de convencer. Nada más acceder a su entrada nos recibe David Torres, y desde el primer momento se adivinan sus ganas por transmitir toda la experiencia que se encierra entre las cuatro paredes de este restaurante. Tras conocer la cocina, de buen tamaño y con menos orden del esperado, lo que más llama la atención de este comedor es el increíble espacio entre las mesas y su tamaño.

Acomodado en alguno de sus tableros, la mayoría de ellos redondos para una mejor interrelación entre los comensales y con espacio para jugar un partido de fútbol, uno comprueba que la creativa cocina de mercado de El Serbal cambia trimestralmente para aprovechar los productos de temporada. Es por ello que en esta primera visita nos decantamos por el menú degustación con maridaje, que por 86€ permite probar 7 platos maridados con el vino que Rafa ha creado para sus clientes, el ALDA Selección, un caldo que se muestra suave y ligero y pretende acercarse al público menos bebedor.

La crónica completa y mucho más en ESD.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina de mercado, Restaurantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s