La Taberna de la Dominga, castiza y sincera

Micaela Geminiani ha elegido las entrañas de un edificio de mediados del siglo XIX para desplegar su saber hacer en los fogones, y es en este castizo escenario con azulejos recuperados de época y una barra de estaño que ha visto pasar al mismísimo Federico García Lorca es donde esta cocinera argentina quiere tratar con sumo mimo a sus clientes. La Taberna La Dominga es la sucursal de la tasca original abierta en Malasaña hace cuatro años, y el espíritu de las grandes “nonne” italianas es su inspiración. 

Este restaurante respira aires de “petit bistrot” y su clásica decoración esconde una cocina actual sincera. Pedro Natale es el compañero de comparsa de Micaela tras las sartenes de La Taberna de la Dominga, y entre ambos ponen a disposición de los clientes raciones como el magret de pato con reducción de Pedro Ximenez y compota de manzana o el lomo de corvina con patatas panaderas y trigueros a la plancha. Ellos lo explican diciendo que es una pasión muy particular: “Quisimos crear nuestro propio universo a través de una cocina de fusión vasco-mediterránea”.

Los platos son una unión entre lo tradicional y lo moderno, con la idea de fondo de comer como en casa incorporando técnicas del S.XXI. Y ello debía hacerse con la premisa de que los precios no se dispararan, así que este “gastro bar” no se olvida de platos memorables a precios populares como sus grandiosas croquetas de boletus al aroma de trufa blanca que son una razón de repetición continua, el rabo de toro desmigado sobre puré trufado o el osobuco de ternera a la naranja.

El conjunto ofrece más de 20 platos por menos de 18€ con esta premisa, y no podemos olvidar los postres caseros como la tarta de limón con merengue italiano gratinado. La escogida carta de vinos no hace más que remarcar el carácter de La Dominga, con una selección de caldos de pequeñas bodegas como el blanco Melquior de la D.O Rioja que harán las delicias de los gourmets puntillosos.

De cara al verano, y con el concepto de cocina de mercado siempre presente, los chefs deLa Dominga han ideado una carta adaptada a los alimentos de esta temporada. Los pescados hacen las delicias de un menú estival que experimenta con texturas como la cama de tallarines de verduras y con la explosión de sabores de cítricos como la lima o lafuerza del bacalao confitado sobre tallarines de verduras en escabeche y ligera salsa de curry verde. La esencia mediterránea  viene dada por el salmorejo “La Dominga” y tan sugestiva carta se acompaña de una localización que pocos locales pueden vanagloriarse de ofrecer en la capital.

La Dominga c/Libertad, 16. 
Tlf: 91 523 7589

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina castiza, Cocina sincera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s