El Hotel de la Villa de Pedraza

La escapada a comer cochinillo o cordero a Pedraza es un clásico entre los fieles madrileños cada vez que se acerca un puente como este del dos de mayo, pero pocos aprovechan para dormir. Y es que el mayor problema con el que se encuentra uno al planificar una jornada de fin de semana en Pedraza es la masificación. Es tal la fama y alcance de la singularidad y belleza de Pedraza, su castillo, su muralla, su cárcel y sus restaurantes, que pasear por sus calles cualquier sábado o domingo del año se convierte en una peregrinación conjunta con las miles de personas que han tenido la misma idea, y sólo hay una solución para remediarlo: quedarse a dormir allí y gozar con el vacío que se produce al terminar el día.

Así fue como lo planificamos nosotros el pasado viernes santo, y la experiencia es altamente recomendable. Uno puede llegar a la hora de comer y deleitarse con el bullicio de la plaza mayor. Muchos son los locales para elegir donde satisfacer el apetito, pero sin duda alguna que la hegemonía del Soportal tiene su razón de ser en la propuesta sincera y auténtica que la familia Martín Arcones despliega. Su saber hacer se plasma en un menú degustación al increíble precio de 27 euros por persona que sorprende por su enorme calidad.

En un marco popular lleno de madera y olores de antaño, los entrantes de este menú degustación comienzan con unos judiones de la granja que son todo suavidad sin falta de emboque, y vienen acompañados de unas croquetas caseras de una gran dignidad y un picadillo con morcilla de burgos que desborda sabor. Seguidamente pasamos al cordero con ensalada, y tanto el punto como la textura de la carne son merecedores de elogios por su nivel dada la afluencia que presentaba el comedor. Los postres se anuncian caseros, pero a este cronista le pareció que no llegaban al nivel del resto de propuestas.

Tras la opípara comida se podrá dedicar la tarde a merodear por las abundantes tiendas y atracciones de la villa de Pedraza, pero con la tranquilidad que da saber que no hay que verlo todo de golpe, pues la hospitalidad de Victoriano en el Hotel de la Villa nos espera. La familia Martín Arcones ha sabido tener visión de negocio y tras el éxito de su restaurante han creado un coqueto alojamiento de 38 habitaciones que a pesar de ser de nueva construcción no pierde la autenticidad que requiere su localización.
 
El Hotel de la Villa está preparado para todo tipo de eventos, así que ante la crisis actual está encontrando refugio a la falta de negocio entre los particulares en las reuniones de empresa y las bodas que celebra en sus salones con cabida hasta para 300 personas, pero ello no impide que cada habitación tenga una decoración (y un nombre) diferenciada y que uno sienta algo de recogimiento en sus estancias gracias a una decoración clásica pero acertada y acogedora.
 
El artículo completo y mucho más en ESD.
Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cocina sincera, Hoteles

Una respuesta a “El Hotel de la Villa de Pedraza

  1. Gracias por publicar, la información es muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s