Ad Libitum, escapada 10

Aprovechando el periodo invernal, entre los múltiples planes que Madrid nos ofrece uno de los mejores por los que se puede optar es escaparse los fines de semana lejos del bullicio de la capital, y en este recóndito y pequeño restaurante que parece sacado de un cuento infantil, ubicado en la desconocida y bellísima Sierra Norte de Madrid, en el  límite con la provincia de Guadalajara, encontraréis la maestría de la dedicación en estado puro, un verdadero canto a la gastronomía cuidada.

De este rincón ya os he hablado aquí, pero es que en su restaurancito Marcelo practica una cocina de mercado, sencilla y cuidada con la exquisitez de la dedicación, y su toque personal le hace aromatizar los guisos, que nos traen recuerdos de nuestras abuelas, con las hierbas que recolecta por los hayedos que rodean su pueblo, un paraje de postal que ya merece la visita por sí mismo por cierto.

El trato cercano y cariñoso que toda la familia dispensa hace sentir a los comensales en perfecta armonía para disfrutar de la experiencia, y la mayor pena asalta cuando nos enteramos que no está claro que la saga vaya a continuar con el negocio una vez que Marcelo ya no tenga fuerzas.  Mientras tanto, no dudéis a la hora de reservar en sugerirle lo que os apetece, se amoldará a vuestro gusto siempre que sea posible y os parecerá que estáis comiendo en casa del Tío Marcelo. ¡Qué placer!

El artículo completo y mucho más en ESD.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s