El Cenador de Amós, su aula de cocina y sus texturas

Cuenta Jesús Sanchez en la historia de su familia que su abuelo Amós “por la noche era cocinero de unas sopas de pimiento, preparador del desayuno con migas y animador de tertulias inolvidables”, y que siempre tuvo la ilusión de poner una fonda, sueño que jamás pudo alcanzar. Esta es la razón por la cual y como homenaje a un hombre bueno de los de antes, de los que nunca se enfadaba, su templo gastronómico lleva a gloria el nombre de su ancestro.

Sin ningún otro antecedente gastronómico en su familia,Jesús Sanchez ha convertido la cocina en su pasión, y el mismo dice que sus influencias provienen tanto de la cocina tradicional como del movimiento de la “nouvelle cuisine”, pero además es un hombre que no es ajeno a las nuevas tendencias que cada día se mueven en este convulso mundo gastronómico, algo que se aprecia en su insaciable inquietud y en la profunda investigación del producto de la tierra que realizan en su Aula de Cocina, algo así como el laboratorio de ideas del Cenador de Amós.

Con una cocina que ellos mismos califican de personal, contemporánea, y coherente con sus principios, la sencillez y el equilibrio es la máxima que preside esta casa de comidas que quiere ser un referente en Cantabria. Sentarse a su mesa es todo un ritual lleno de magia, y tener la oportunidad de pasar una velada en compañía de Jesús, atendidos por el exquisito Juan Carlos, y agasajados con lo mejor de su menú gastronómico es algo que no se puede disfrutar a menudo, así que el final de este convulso 2010 parece una fecha apropiada.

El Cenador de Amós está localizado en la antigua residencia solariega del S.XVIII de la familia Mazarrasa, en el muy cántabro pueblo de Villaverde de Pontones y a un paso de la preciosa bahía de Santander. La construcción es patrimonio cultural, y está dotada de un precioso torreón y hasta de un antiguo salón de baile que ahora acoge su taller de cocina, así que el impacto al entrar por su portalón y aparcar en su precioso parking de gravilla es sobrecogedor. Cada detalle y cada vista esconden la magia del mimo y el esmero por las cosas bien hechas.

La cocina que practica Jesús es reconocible y rodeada de técnica, primando la calidad del producto y apegada a los mejores frutos de la tierra. Cada experiencia y viaje vivido ha sido una influencia para este cocinero, pero todo lo tamiza desde su visión personal, con un innegable influjo de sus orígenes navarros. Cualquier chispa durante los 17 años que este restaurante lleva abierto se ha reorientado hacia la sinceridad y la autenticidad que elCenador de Amós tiene como máxima.

Entre las nuevas propuestas incorporadas a la carta de otoño por el taller de investigación del Aula de Cocina el juego de las texturas toma el protagonismo, y de entre éstas las crujientes son las más trabajadas. Este taller del Cenador de Amós desarrolla cursos para involucrar a sus clientes, una experiencia que cada vez está reportando más alegrías a Jesús. Las mejores verduras de la huerta navarra como son las alcachofas y los cardos dejan ver de nuevo la debilidad de Jesús por sus orígenes familiares, pero unos tallarines con patatas son el plato más novedoso.

El artículo completo y mucho más en ESD.

El Cenador de Amós: 
Plaza del Sol s/n, Villaverde de Pontones, Cantabria
Tlf: 942.508.243

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina Internacional, Restaurantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s