Jockey, el cierre de un clásico

Hoy he tenido noticia de que un clásico de la restauración española, una institución madrileña de primer orden que durante cuarenta años ha sido un mito del lujo, buen comer, reservado a la elite social del país y nuestros más distinguidos visitantes ha tenido que echar el cierre fruto de la crisis. No me lo puedo creer.

De extensa carta y decorado con motivos hípicos, los callos del jockey, el consomé o el pato a la prensa y los ahumados de su oferta eran un must de los más sibaritas. Sus patatas souflé,de aperitivo o como guarnición para el solomillo o entrecot tienen más que nombre y todavía no las he probado. No puede ser.

Jockey y Horcher pertenecen a una generación de restaurantes madrileños representantes de la máxima expresión del lujo gastronómico de Madrid. Clodoaldo Cortés, fundador del Jockey en 1945, trajo bajo el brazo, su experiencia de élite en el ‘ Hotel Ritz’ o en Alfonso XIII de Sevilla. Al mito del gastronómico del Jockey han contribuido nombres como el de Clemencio Fuentes y un entorno institucional y político que ha puesto en manos de este restaurante las comidas y cenas de gala más importantes para el país.

Cuarenta años de liderazgo nacional con alta cocina -según algunos afrancesada y según otros castiza- no pueden terminar así señores. Lo cierto es que hasta el propio Paul Bocouse y otras tantos se sorprendieron con la magia del Jockey, a veces con sólo probar sus “callos de Jockey”.

Al igual que el Horcher, la carta sigue una estructura convencional que entusiasmaba a sus incondicionales y fomentaba las críticas de sus adversarios. La calidad y profesionalidad indiscutibles, activos importantes para resolver una cocina de corte tradicional a la perfección, que durante décadas ha captado el mejor género que llegaba a la capital de España, no han sido baza suficiente para superar la truculenta época que nos asola.

Esteban Sánchez presentaba una cocina tradicional bien resuelta y con excelente género. Su contribución actual más unánimemente reconocida ha sido la caza, magníficamente preparada. Sin embargo su conservadurismo no ha propiciado reconocimientos en la crítica o en las guías al uso. El servicio era excelentemente dirigido por Miguel Pozo y su carta de vinos amplia con más de 600 referencias de todas partes del mundo muy bien seleccionada. Los precios eran claro está a la altura de semejante oferta y parece que esa ha sido su tumba.

Jockey: Amador de los Ríos, 6. (Madrid).

Tel: 913 192 435

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cocina ejecutiva

Una respuesta a “Jockey, el cierre de un clásico

  1. De momento esta noticia no se puede dar por cierta ni verdadera. La rumorología cuenta que puede ser el Club 31 el que está a punto de echar el cierre pero hoy Jockey sigue respondiendo al teléfono para aceptar reservas. Gran noticia sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s