La Tagliatella, temporada social

Tagliatella

Seguimos en crisis señores, pero con noviembre en el calendario me temo que ya están a la vuelta de la esquina las fechas navideñas con sus inevitables reuniones sociales, así que habrá que buscar lugares donde disfrutar una experiencia gastronómica completa, es decir sin renunciar a la calidad, con alto componente estético pero que cuiden el bolsillo sin miramientos. ¿Una utopía? Ni mucho menos.

La comida italiana se ha caracterizado desde siempre porque disfruta de unas facturas contenidas y de una tradición mundialmente conocida, pero restaurantes que combinen una detallista decoración, con buena pasta fresca hecha a mano, localizaciones privilegiadas y un precio de derribo no hay tantos. La cadena Tagliatella lleva ya 10 años haciéndose un hueco en las principales ciudades  de nuestro país con unos restaurantes que se caracterizan por una estética impactante, una pasta de calidad y unas cuentas en las que, por unos 20 € persona, se puede probar de todo si estamos dispuestos y sabemos compartir sus enormes raciones.

Tagliatella_azz

Los locales se presentan abigarrados de cacharrería autóctona italiana, a la manera de las trattorias del Trastevere alpino, algo que puede agobiar a los más fans del minimalismo por su profusión decorativa. Exposición de relojes antiguos, escaparate de instrumentos de música, carteleras de cine con neones, exposición de quesos y embutidos italianos, una filatelia o recreaciones de antiguos salones italianos son sólo algunas de las cosas que se pueden encontrar en los Tagliatella, un conjunto que compone acogedores locales que utilizan la madera en abundancia para dar calidez.

Entrar a valorar el servicio de una cadena con más de 70 restaurantes, muchos de ellos franquiciados, es una tarea imposible por su heterogeneidad, pero tras haber comido en más de dos y tres puedo asegurar que el esfuerzo en el trato y la amabilidad  han sido siempre las notas dominantes. Se palpa el interés de los encargados de sala y se aprecian las buenas maneras y la formación del personal de cocina por el punto de las pizzas y pastas o por el corte de los antipastos.

Dicho lo cual, entremos en materia culinaria. No me cansaré de decir que con una ración de Tagliatella comen, y bien, dos personas. Por política de la casa no existe menú del día a pesar de que muchos de sus restaurantes están en conocidas zonas de oficinas, pero el truco en esta enseña está en saber que con una pizza y un plato de pasta comen dos personas más y mejor que en la mayoría de los comedores con platos del día. Esto es un punto clave si estamos pensando cerrar un menú para las fiestas.

Tagliatella2

Una larga barra suele dar la bienvenida a los comensales, y en ella se ve como se hace artesanalmente la pizza o las ensaladas. Lo que más destaca de la carta una vez acomodados es la variedad de pastas frescas y rellenas de la carta, las cuales pueden ir bañadas con infinidad de salsas caseras al más puro estilo italiano, una diversidad que abrumará a los más indecisos.

Las gigantescas pizzas también presentan una variedad destacable, y una vez acomodadas en la mesa, de forma muy original sobre una tabla de madera por cierto, pueden presumir de una base suave, semicrujiente y ligera que se agradecerá sobremanera a la hora de la digestión.

Recomendar algún plato en este subjetivo y amplísimo universo es una verdadera temeridad pero a mi gusto en los entrantes resulta impresionante la insalata tagliatella (variado de lechuga, alcachofas, jamón, gambas, maiz, olivas, tomate, palitos de cangrejo y zanahoria) maridada con la muy alabada salsa vinagreta de membrillo. Nada que desmerecer tampoco tiene el carpaccio di vitello pepe nero (solomillo de ternera a la pimienta negra) el cual parece cortado con láser por su espectacular transparencia. El carpaccio napoletano (tomate natural, búfala, anchoas y paté de olivas negras) será otra gran elección para los menos carnivoros.

LA TAGLIATELLE_5

Y llegamos a los esperados y ya mencionados contundentes segundos. Linguini con zingara (crema de leche, pimientos verdes, rojos y amarillos, olivas negras y salchicha), una pizza rústica (tomate natural, mozarella, olivas negras, champiñones y atún), unos trofie con salsa toscana (crema, queso, radicchio y speck), una pizza ombra della sera (tomate, mozzarella, espinacas, pimiento, champiñones, chorizo y speck), los tagliatelle con peperoncino e gamberi (ajo aceite, gambas y guindilla) o unos tortellini con salsa amatriciana (tomate, bacon y cebolla)…las posibilidades de combinación son inabarcables en un artículo, así que cada uno deberá optar por aquello que le pida el cuerpo en cada visita y probar de todo lo que llegue a la mesa, regando siempre abundantemente las viandas con unas frías botellas de Lambrusco, Chianti o Moscato.

LaTagliatellaInterior

A los postres nos encontraremos con una muy conseguida Pannacotta y un Tiramisú de libro, con unos buenos helados caseros y otras creaciones más castizas. El café, ese invitado que siempre llega a la sobremesa, no se convierte aquí en un convidado de piedra como ocurre muchas veces, y se debe destacar que en su preparación se advierten las influencias italianas de la marca. Fruto del trato cercano con el que siempre nos han agasajado nunca han faltado los digestivos a base de limoncello y acólitos como detalle de la casa. Se agradece y no cuesta nada la verdad, no se entiende la poca generalización de este detalle.

Todo ello me lleva a la inevitable conclusión de que para esta época de comidas y cenas de amigos, de empresa, de familia y demás actos sociales que va a empezar encuentro pocos sitios más recomendables y con más sabor que La Tagliatella. Ofrecer tanto por tan poco es una garantía de éxito. Las 22 pastas frescas diferentes que ofertan, con variedades no tan fáciles de encontrar (trofies, tagliatelle all nero, cuore di zucca, rotondo o los deliciosos sorrentino rellenos de parmiggiano e ibérico) lo corroborarán.

 

Logo_Tagliatella_gallery

La Tagliatella

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cocina italiana

Una respuesta a “La Tagliatella, temporada social

  1. Pingback: La Alpargatería y su menú Come Well « Mi Cuchara de Palo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s